La Jiribilla | LA OPINIÓN
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

LA DOLENCIA ES LA REPETICIÓN

Luis Ortega | Miami

Carlos Alberto Montaner, que ha heredado todas las características de su difunto padre, lo cual no puede ser considerado como un elogio, ya no publica artículos en El Herald sino folletines. Es decir, largos mamotretos que terminan en un oprobioso “continuará mañana” . El estilo es el mismo de Eladio Secades aunque la técnica es la de Félix B. Caignet . Lo que asombra en el sujeto es el desparpajo con que habla de la vejez cuando él, precisamente, con su calvicie mal disimulada, se está aproximando peligrosamente a la edad de la jubilación. Lo típico del viejo es que pierde el sentido de la brevedad. En ocasiones, Montaner se ha metido hasta una página entera del suplemento en español (y digo español por cortesía) paras expresar las mismas ideas que se le ocurren y que son siempre las mismas . La dolencia de los canchanchanes del anticastrismo es la repetición. A ninguno se le ha ocurrido revisar eso que llaman ideas y que no pasan de ser consignas, las mismas que suministraron los americanos a partir de 1959. En el último folletín de Montaner lo que usa para atacar a Castro es el tema de México, es decir, haber dado a la publicidad las palabras privadas del presidente mexicano Fox . Ahí se equivoca de medio a medio Montaner . En rigor no es reprochable lo que hizo Castro al revelar la intimidad de la conversación con el presidente Fox. Lo que si se le puede reprochar a Castro, precisamente, es que en 43 años no haya revelado las conversaciones que ha tenido con otros presidentes latinoamericanos y hasta funcionarios americanos. Ese silencio podría señalarse como complicidad. Durante 43 años Castro ha estado oyendo por teléfono, y en conversaciones privadas, cosas que revelaban la duplicidad de sus interlocutores . Una cosa decían en privado y otra en público . El caso más notorio es el del pícaro Carlos Menen, que iba a Washington a decir horrores de castro y luego lo llamaba para decirle lo contrario. En América Latina los políticos tienen dos caras y a veces hasta tres . Castro debiera establecer la costumbre de que de que lo que se habla en privado pueda repetirse en público . Lo que ha hecho con el escurridizo Fox, que sigue siendo un gerente de la Coca Cola, acostumbrado a lamer las botas de los americanos, debiera establecerse como norma general. Uno debe ser lo que es, en publico y puertas adentro . La norma es aplicable al pícaro Montaner, que anda por el mundo con su calvicie y seis o siete caras, según sea la ocasión y según sea la cantidad que está picando . Pocos cubanos hay en el mercado que tengan unos antecedentes más enredados que Montaner … El sueño de Montaner, que es un discípulo del español Adolfo Suárez, es que Fidel Castro, un buen día lo llame para que se ocupe de la transición, lo cual revela una audacia increíble . Y, además, ingenuidad . Se atreve a creer que la gente no lo conoce.

OPINIONES ANTERIORES

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600