La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
PÍO TAI  
EL CUENTO 
LA MIRADA
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

UNA AFRENTA AVIESA Y PROVOCADORA

Más allá de nuestra indignación ante el folleto Martí en sus propias palabras (distribuido por la Oficina de Intereses de Estados Unidos) es la propia obra de la Revolución Cubana lo que mejor encarna nuestra vindicación de José Martí.


Rolando González Patricio|
La Habana


En la Mesa Redonda del 5 de abril, Rolando González Patricio, director del Centro de Estudios Martianos, emitió las siguientes opiniones a propósito de las actividades provocadoras de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba, entre las cuales se cuenta la entrega en cantidades de radios portátiles presintonizados en Radio Martì, y del folleto llamado Martí en sus propias palabras:

“Quisiera comenzar subrayando la intención aviesa y subversiva de este folleto que parte del supuesto de que en Cuba no existen libertades y que sufre una terrible dictadura. Estos señores parece que, por ignorancia o por mala fe, ignoran que este pueblo, en el siglo XX, en solo un cuarto de siglo, destronó dos dictaduras. Ningún dictador se fue del poder en Cuba; fueron expulsados, y esa historia parece que pretenden desconocerla. 

“Digo esto de la intención subversiva no solo por los métodos que han utilizado, sino porque, partiendo de este presupuesto y haciendo un análisis de qué temas abordan las 51 citas de José Martí presentes en estas 11 paginitas, 16 de ellas se refieren explícitamente a la noción de libertad, y muchas otras a derechos o libertades específicas. Esto contrasta con la presencia de temas importantes como la noción de patria, que solo aparece dos veces; o de república, que aparece una; o de equidad, que también aparece solo una vez.

“Al mismo tiempo, esa marcada intención de volver sobre la noción de libertad y esa fiebre o campaña por decir que en Cuba no existen libertades, no existe democracia —que es en lo que están tratando de insistir en Ginebra, aun cuando se niegan a reconocer que comer también es una libertad— hace cada vez más que evidente la obra y la libertad de pensamiento que genera nuestro proceso, seguidor del principio martiano de que “ser cultos es el único modo de ser libres”, y por ahí comienza la Revolución a fomentar esa libertad; en la capacidad de cada uno de elegir y de definir su lugar en este mundo, su compromiso. 

El líder de esta Revolución, hace muchas décadas ya, acuñó una idea, cuando dijo que “No le decimos al pueblo cree, le decimos lee”, y eso acabamos de hacer, por ejemplo, con la Feria Internacional del Libro, extendida a todo el país y con otros planes que están en curso.  Creo que ahí también evidenciamos cómo chocan con nuestra propia realidad estas intenciones.

“Sobre esta noción de libertad yo quisiera también insistir en otros elementos. La propia historia: nuestro pueblo conoce suficientemente la historia para saber cuál ha sido el papel de Estados Unidos en este continente en los últimos 200 años, incluso en el mundo.  Basta con ver el Noticiero para estar al tanto de eso.

“José Martí, calando ese mismo espíritu de atentado contra las libertades, se permitió decir de algunos gobernantes norteamericanos, que mucho tienen que ver con otros que conocemos mejor, que "solo para violarla les parece bien la libertad ajena"; esa en que tanto insisten y pretenden sembrar a su manera en nuestro contexto.  Creo que esto basta para entender qué tipo de libertad nos quieren ofrecer.

“Al mismo tiempo, yo quería insistir, en este primer punto, en el manejo de la sangre dentro de ese folleto.

“La novena cita que incluyen en este folleto, dice: "Los grandes derechos no se compran con lágrimas, sino con sangre". Aquí es imprescindible decir, además, que aparece dentro de este folleto también la incitación a la rebelión, o sea, frases que tienen que ver con la rebelión o con el derribo de las tiranías, y esto ya tiene una connotación muy específica.  No está distribuyendo esto un ciudadano irresponsable al servicio de otra nación; lo está distribuyendo una oficina que se supone cumple funciones diplomáticas, y todos sabemos cuánta sangre ha derramado el gobierno que la sostiene, y sigue derramándose en el mundo. 

“Por tanto, no es un acto inocente y sí es un acto muy irresponsable. Hay que subrayar ese carácter, porque es el mismo espíritu de una emisora a la que le han dado el nombre del Apóstol y que, por su irresponsabilidad, también existen muchas muertes entre quienes intentan emigrar de manera desordenada y riesgosa alentados por esta radioemisora.  Esa muerte que es sinónimo también de sangre. Hoy podría José Martí, a quienes protagonizan estas iniciativas, a quienes incitan a la sangre y a la muerte, por distintas vías, de una manera muy breve, intentar removerles la conciencia, si es que la tienen.

“Así, por ejemplo, en sus apuntes, en el Tomo 22, José Martí se pregunta:  "¿Quién es el desconsiderado que por terquedad o ignorancia no sienta gotear sobre su corazón la sangre que se va a derramar en consecuencia de sus actos?"  Creo que quizás eso pueda decir muchas cosas a quienes llaman a la emigración desordenada o a un derramamiento de sangre en Cuba.

“Por último, para poner las cosas en su lugar, ¿de dónde sale esta frase que tiene que ver con la sangre?  Muy sencillo, de la lectura de José Martí en Steck Hall, en el año 1880, y esa no es una frase con un sentido guerrerista irresponsable; es una frase contraria al espíritu zanjonero; es una frase en el espíritu de Baraguá, y previa a una nueva guerra en defensa del derecho de los cubanos a conseguir su independencia.

“También es imprescindible insistir en otra de las razones por las que consideramos que este folleto es una afrenta a José Martí, y es su pésima factura editorial.  Yo no voy a decir que el material es malo; yo podría decir, incluso, que es lujoso, porque es papel cromado.  Nosotros estamos habituados, para poder tener más ejemplares al servicio de nuestra población, a utilizar recursos más modestos; pero hacemos —y lo hemos demostrado— esfuerzos de dignidad profesional a la hora de entregar un producto.

“¿Qué nos encontramos en este folleto?  Muy sencillo, lo primero es que no aparece el autor de la selección, quizás por vergüenza de hacer algo tan incompleto y de tan baja factura.

“Las 51 citas que aparecen aquí tienen solamente su procedencia en 19 volúmenes de las Obras Completas, así que hay 9 de los 28 volúmenes conocidos que son ignorados absolutamente.  Hay que decir que más de la mitad de las frases que aquí están se refieren al período de mayor preocupación de José Martí frente al despotismo colonial español y al peligro de anexión norteamericana.  Me estoy refiriendo al período que va de 1889 —con la Conferencia Panamericana y el desbordamiento por las vías diplomáticas y económicas de Estados Unidos sobre nuestra América—, hasta el año 1894; porque no hay ninguna del año 1895.

“Pero quizás lo más vergonzante de este folleto, desde el punto de vista editorial, es que tiene 11 páginas de texto y en ellas contiene 51 citas.  ¿Y qué nos encontramos? Que hay 32 de esas citas que tienen erratas, muchas, más de una, lo cual es imperdonable en materia editorial.  Si tuviese una errata por página, ya sería un escándalo.  Entonces, de todos modos, quizás los señores que apoyan un proyecto como este, hayan felicitado al autor o autores por adivinar y copiar bien 19 de las frases o de las citas que están presentes, pero lamentablemente se equivocó en 32.  Aquí también está la magnitud del disparate y la falta de profesionalidad.

“Creo que los televidentes me permitirían unos minutos para      ilustrar en qué consisten esos disparates.  Así, por ejemplo, en la número 16, que pertenece a una de sus crónicas o sus "Escenas Norteamericanas", de enero de 1882, y es muy breve, dice:  "El hombre ama la libertad" —otra vez la libertad—, "aunque no sepa que la ama, y viene empujado de ella y huyendo de donde no la hay, cuando aquí viene."  ¿Cómo la reproduce este folleto?  Bueno, lo primero es que sustituye la palabra "viene", o sea, cuando dice:  "y viene empujado", por una palabra que, a mi juicio, para Martí era de bastante mal gusto, por lo menos en este contexto, dice:  "y anda empujado", como puede hablar cualquier ciudadano común en medio de la calle, en una cola, en cualquier lugar.  Ese no es el estilo de José Martí; quizás el estilo de quien hizo esa selección.

“Podría haber otras, pero quizás la más ilustrativa, la más crítica de todas es la número 36, donde realmente amputa frases completas, sin indicarlo, y, por ejemplo, de una frase que comienza diciendo:  “¡Antes serán los árboles dosel de la tierra y el cielo pavimento de los hombres”, sencillamente le quitan la “n” a “serán” y salta “Antes será el cielo pavimento de los hombres”.  Eso se repite tres veces dentro de la misma cita, lo cual resulta, francamente, ofensivo, irresponsable, poco serio.

“Creo que de alguna manera también hay que decir que, lamentablemente, este título de Martí en sus propias palabras, es uno de los peores títulos concebidos, porque hay que decir que quizás sea Martí en las palabras del bachiller que hizo esta selección.  Quizás este señor, señora o el equipo que lo hizo, sean algunos de los elementos que componen ese alto porcentaje de analfabetismo funcional que existe en Estados Unidos.  Una vez me sorprendí al leer unas estadísticas de Naciones Unidas de que allí existe cerca de un 20% de analfabetos funcionales.  Parece que ellos integran también esas estadísticas.

“Ahora, esa indigencia profesional, quiero subrayar que contrasta con esfuerzos humildes de ciudadanos de este país, como es el compañero y amigo Ramiro Valdés Galarraga, que hizo un esfuerzo de años por hacer este Diccionario del pensamiento martiano; un diccionario que contiene 9 614 citas.  Podrá haber otros, porque cada diccionario recoge, de alguna manera, la subjetividad, la decantación propia de su autor.  Ahora, él firma esta selección, él asume la responsabilidad, y no solo pone un tomo y una página; dice dónde está, para que el interesado pueda ir al texto y pueda encontrar el conjunto al que pertenece esa idea.  Este libro fue un éxito en la Feria; fue posiblemente uno de los títulos más perseguidos, no solo en la capital, sino también en el interior del país.  Pues este libro, este Diccionario del pensamiento martiano, también recoge la noción de libertad, ¿y cuántas expresiones de José Martí aparecen en el capitulillo dedicado a libertad?  Bueno, nada más que 125 frente a aquellas 16.  Creo que eso dice mucho de en qué medida, realmente, en Cuba respetamos la libertad, y la relación que tiene José Martí con este concepto dentro de la cultura política de los cubanos, que, por cierto, una de las últimas dice:  “Quien ama a la libertad, previsora y enérgica, ama a la revolución.”  Yo no voy a decir que estaba hablando de la Revolución de 1959; estaba hablando de la revolución que desde entonces los cubanos defienden en función de la equidad, de la justicia y de la plena independencia.

“Por último, quisiera recordar qué excluye, o qué no tiene en consideración esta selección de séptima categoría.  Quizás, por ejemplo, no tiene en cuenta esta encarnación de un vejamen contra la memoria y el genio revolucionario y creador de nuestro José Martí, problemáticas tan importantes como las de Nuestra América, su empeño por conseguir la segunda independencia, frente al desbordamiento norteamericano, o su auténtico antimperialismo, su noción de la verdad sobre Estados Unidos, o el derecho de Cuba a ser independiente de España y de Estados Unidos y, al mismo tiempo, de construir una república equitativa.

“Creo que, estos señores, que como no ponen sus nombres, quizás tampoco se fijan en el nombre de otros autores, quizás tropezaron con un libro en el cual se decía que un joven cubano, estando en presidio, no podía tener acceso a libros de derecho y a los libros de José Martí, porque fueron considerados subversivos.  Solo que ese joven era Fidel Castro y hoy podemos leer eso en La historia me absolverá.

“Quiero decir que, al mismo tiempo, jamás Martí será subversivo contra la justicia, sino todo lo contrario.  ¿Y qué pasa?  Parece que desconocen que hoy, en el siglo XXI, Martí es subversivo, pero frente a un mundo totalmente desordenado y al servicio de las hegemonías.  Tenemos un Martí que es capaz de apuntar la necesidad de solucionar los problemas ecológicos del mundo.  Ya sabemos quiénes no quieren firmar el Protocolo de Kyoto.  En un mundo plagado de desigualdades sociales, hay un hombre que echó su suerte "con los pobres de la Tierra"; un mundo con extraordinarias diferencias económicas frente a un José Martí que nos está apuntando el camino de la necesidad de la transferencia tecnológica, del equilibrio en las relaciones económicas internacionales y muchas otras cuestiones; o un mundo donde no primen los derechos o las opiniones de unas naciones sobre las otras, incluso, en los organismos internacionales.  Ahí están suficientes documentos de José Martí, no tengo que probarlo ahora; un José Martí que aboga por intensificar las relaciones con las culturas externas, pero defendiendo el tronco de nuestras culturas o de nuestras repúblicas, y no aboga por un pensamiento único.  Por eso creo que, más allá de nuestra indignación, es la propia obra de la Revolución Cubana, así como la magnitud y la actualidad de la obra de José Martí, frente a los problemas del mundo contemporáneo, lo que mejor encarna nuestra vindicación de José Martí”.

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600