La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
PÍO TAI
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

OBRA IMPRESCINDIBLE

Abel Prieto
| La Habana

 

El Ministro de Cultura cubano junto a la familia Pino Santos

Siento, como decía Oscar, una gran admiración por nuestro historiador mayor Jorge Ibarra, y por  Oscar también. Primero, porque su libro El asalto a Cuba por la oligarquía financiera yanqui, fue fundamental y muchos de los que están aquí lo recordarán. Era un libro de texto que nos daba muchos argumentos, muy objetivos de la absorción de nuestro país. Lo que a veces veíamos en consignas y en discursos, de pronto aparecía ahí en toda su desnudez, con mucha objetividad a partir de toda la información recopilada.  Y recientemente, tuve la oportunidad de leer la colección de artículos —no conocía la labor de Pino Santos como periodista— de su libro titulado Los años cincuenta, el cual, por cierto, ha sido publicado en La Jiribilla, me parece esencial sobre todo en estos momentos en que se va a celebrar el centenario de la República neocolonial, o como se le quiera llamar. Es un libro imprescindible.

Se tiende a embellecer fuera de Cuba y a adulterar la imagen de este período. Nosotros tenemos, desde aquí,  que salvar sus luces, sus aportes y, al mismo tiempo, con la moral que nos da la verdad, señalar todas las atrocidades, aberraciones y deformaciones que representó ese sistema político y económico. Ese libro realmente es una revelación. El historiador que conocíamos del libro El asalto a Cuba..., en su faceta de periodista, con Los años 50, me resultó apasionante realmente. Me imagino que le haya pasado igual a mucha gente que no conocía la obra periodística de Oscar.

Otro elemento a tener en consideración es la calidad humana de Oscar Pino Santos, su modestia, su sencillez, esa forma de rehuir las luces, la publicidad, esa vocación por el trabajo, enorme. Es una persona que admiramos, en resumen, como historiador, como periodista y también ahora, por su calidad humana.

*Palabras pronunciadas por el Ministro de Cultura Abel Prieto, en la entrega del Premio Nacional de Ciencias Sociales a Oscar Pino Santos, FILH 2002.

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR


Del 7 al 17 de Febrero
del 2002


© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600