La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

YO SOY LA CARIDAD DEL COBRE

...surgió, sobre las olas de la preciosa e incomparable bahía de Nipe, a la vista de los afortunados Juan Indio, Juan Hoyo y Juan Esclavo...

Samuel Feijóo

Tenía Doña María de la Luz, la obsesión de ir en peregrinación al santuario de la villa del Cobre, allá, en las montañas de Oriente, donde se venera a la Virgen de la Caridad y Remedios, y, venciendo diversos obstáculos, emprendió el viaje la ciega, para cumplir su promesa, mantenida con singular anhelo desde hacía muchos años.
Una mañana de mayo, en que la Naturaleza toda entonaba un himno en loor de Dios, y las montañas de la Sierra Maestra ostentaban la suprema majestad de su grandeza, y el Cauto corría murmurador y bravío por su cauce bordado de silvestres flores, sintiendo la nostalgia de las piraguas cargadas de indios, y el sol esplendoroso, besando aquellas piedras, aquellos árboles y aquella tierra de tragedia sublimes y augustas redenciones, derramaba su luz maravillosa sobre el grandioso panorama, ante la humilde puerta del modesto santuario que, en la cima de una montaña, levantaba su cruz y era albergue amoroso de la fe, del consuelo y de la esperanza del creyente, ávido de perdón para sus pecados y de remedio para sus males, hizo alto la comitiva que acompañaba en su viaje a Doña María de la Luz y Rodríguez de Arciniegas, y penetraron todos en aquella ermita donde convergen y convergerán siempre, en todos los tiempos, las súplicas de todos los devotos apasionados de la Santísima Virgen, de aquella que surgió, sobre las olas de la preciosa e incomparable bahía de Nipe, a la vista de los afortunados Juan Indio, Juan Hoyo y Juan Esclavo, quienes, desde su bote, la contemplaron flotando sobre una tabla, en la que había este letrero:

¡YO SOY LA VIRGEN DE LA CARIDAD!

Nota:
fragmento tomado de Mitología cubana  de Samuel Feijóo

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR


Del 7 al 17 de Febrero
del 2002


© La Jiribilla. La Habana. 2001
 IE-800X600