La Jiribilla | MEMORIAS                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

POR AUTORES 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERIA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRONICO
Click AQUI

   

TRIO MATAMOROS

Sin dudas, uno de los más trascendentales acontecimientos ocurridos a lo largo del siglo recién concluido dentro del ámbito de la música popular cubana fue la fundación, en Santiago de Cuba, el 8 de mayo de 1925, de la agrupación que tres años después se dio a conocer en todo el mundo con el nombre de: Trío Matamoros.

El auge y amplia popularización que el Son alcanzó en La Habana a partir del Sexteto Habanero, y por otros grupos soneros no menos importantes que aquel, preparó el escenario para la entrada de Miguel Matamoros y su Trío integrado con Rafael Cueto y Ciro Rodríguez.

Con la humildad que lo caracterizaba, Miguel relató en cierta ocasión cómo surgió la idea de formar el Trío.

–Estando en Santiago me encontré con mi amigo Eusebio Delfín, quien me dijo: “Muchacho, ¿por qué con esa inspiración, y tu desenvolvimiento en la guitarra no te vas  para La Habana a trabajar?”. Fui para la capital y empecé a cantar solo, en los teatros Actualidades, Albisu y otros lugares. Allí me presentaron a la viuda de Humara y Lastra. Me oyeron y me contrataron. Me dijeron que viniera a Santiago a buscar a mi gente.

Cuando el Trío, constituido ya, grabó sus primeros discos en mayo de 1928, desplazó de la preferencia del público nacional y extranjero a sextetos de gran calidad como eran El Habanero y El Nacional, esto ocurrió por su alta calidad interpretativa que los hizo destacarse entre los restantes conjuntos surgidos en su época, antes y después que ellos.

A partir de entonces se popularizaron por todo el orbe veinte números de Miguel Matamoros, entre los que figuran los boleros Promesa, Dulce embeleso, Elíxir de la vida, Mariposita de primavera, Reclamo místico y los sones La mujer de Antonio, Mamá son de la loma y El que siembra su maíz, que fue a juicio de los tres el número que posibilitó su arribo a la fama, tanto en Cuba como en el exterior.

Este pequeño grupo lírico instrumental, de ancestro trovadoresco oriental, perfiló e impulsó el desarrollo de la tercera variante de la trova cubana: la Trova del Son. Esta nueva etapa o variante de la trova iniciada por el Trío Matamoros se concretó no solamente con los aportes directos del son, representados en las creaciones de los autores orientales y habaneros (encabezadas por Ignacio Piñeiro y Bienvenido Julián Gutiérrez), sino por la incorporación que Miguel Matamoros hizo del bolero trovadoresco y del teatro vernáculo cubano a la estructura básica del son, creando de esta forma el género mixto denominado bolero-son, cuyo mejor ejemplo lo encontramos en su tradicional Lágrimas Negras, de 1929, que aún recorre el mundo en boca de gente enamorada.

Capítulo aparte merecen los boleros y criollas de Miguel que encierran un mensaje de amor, tales como Reclamo místico, Promesa y Dulce embeleso.

Antes de que los discos del Trío Matamoros se vendieran en Cuba fueron distribuidos en México, Santo Domingo y Puerto Rico, ello posibilitó que a mediados del año 1929 recibieran un contrato par actuar en Yucatán. En agosto de 1930 debutaron en Santo Domingo.

Matamoros además de poseer una fina sensibilidad fue un individuo que vivió siempre atento a toda cuestión que suscitara el interés del pueblo, así por ejemplo el 12 de junio de 1929 visitó Cuba un médico vasco natural de Santander nombrado Fernando Asuero, del que hablaba mucho la prensa mundial por entonces, debido a que éste aseguraba haber descubierto un procedimiento para curar la parálisis. Lo de Asuero resultó un “cuento de camino” pues su procedimiento no curaba a nadie. Este hecho propició que Matamoros compusiera un son que hizo época, al que tituló El Paralítico y que es por su estructura uno de los mejores sones que en Cuba ha sido compuesto.

Otro fenómeno interesante, es el hecho de que lograran también gran popularidad y arraigo en países en que no se habla nuestra lengua como Estados Unidos, Francia y Portugal. Esto se debió fundamentalmente a que la sonoridad de las dos voces con las dos guitarras formaban un conjunto armónico, que los diferenciaba de la sonoridad de los restantes sextetos cubanos, propiciando esto que fueran mejor asimilados por el público norteamericano y europeo, que gusta de una sonoridad armónica desprovista de contrastes de timbres. En el sexteto existen planos percusivos distintos, tales como el bongó, la clave y el contrabajo que por supuesto, no producen el efecto armónico que se logra con tres músicos que tocan dos guitarras y un par de maracas.

Otro factor a considerar entre los que propiciaron el impar éxito alcanzado por el trío, es el carácter de gran innovador que todos le conceden a Matamoros, cosa que logró al crear el bolero-son, es decir que al tema lírico que viene expresado en todo bolero el le añadió el montuno (parte final del son), haciendo del bolero un género bailable. Conciencia, Mata y Beby y Santiaguera son tres buenos ejemplos.

Sobre estas bases se afianzó la preferencia de que gozaron los Matamoros. El resto fue ”coser y cantar”, sobre todo esto último, ya que lo hicieron por más de treinta y cinco años, durante los que tuvieron numerosas presentaciones en el extranjero.

Los Matamoros actuaron por última vez para el pueblo cubano en el Teatro Chaplin a principios de marzo de 1960. En ese mismo mes viajaron a los estados Unidos, regresando poco tiempo después, acogiéndose de inmediato al retiro.

Miguel Matamoros que nació en Santiago de Cuba el 8 de mayo de 1894, falleció en aquella misma ciudad el 15 de abril de 1971.

Números Anteriores

Nro 14
PELLO EL AFROKAN
Nro 13 ESTHER BORJA
COMPAY SEGUNDO
Nro 12
MARIA DE LOS ANGELES SANTANA
Nro 11 TITO GÓMEZ 
Nro 10 OMARA PORTUONDO
Nro 9
BARBARITO DIEZ
Nro 8
EL INDIO NABORI
Nro 7
ELENA BURKE
Nro 6
CELNA GONZÁLEZ
Nro 5 LUIS CARBONELL 
Nro 4
ROSITA FORNES

VERSION PARA IMPRIMIR

......................................................................................................

PAGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



TIENDA DIGITAL
Música Cubana


© La Jiribilla. La Habana. 2001
Sitio auspiciado por el Periódico Juventud Rebelde
 IE-800X600